martes, 7 de junio de 2016

JUNIO, MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Todo el mes de junio esta dedicado con especial fervor al corazón de Cristo, el cual representa la humanidad y la Divinidad de Jesús en nuestra historia. 

Es un mes para acercarnos al misterio de Jesús que ama profundamente nuestra vida. Nos ama a cada uno en particular y lo hace con un corazón de hombre, con un amor profundo que nuestra vida es capaz de comprender, degustar, experimentar y transmitir a los demás.

A lo largo de la historia, la Iglesia ha visto en el Corazón de Cristo, del cual brotó sangre y agua, el símbolo de los sacramentos que constituyen la Iglesia, fruto del amor misericordioso e inagotable de Dios por la humanidad. El corazón de Jesús es maestro de generosidad, donación y entrega al servicio del otro. 

El corazón de Jesús es la manifestación y revelación del amor de Dios por la humanidad. En el corazón de Cristo se descubre la esencia del ser humano y se encuentra la realización de la persona, que ha sido creada para amar a Dios y a los otros, amándose a sí misma como obra predilecta de la entrañable misericordia Divina que otorga vida eterna a los que acogen desde la libertad la fuente que sacia la sed de eternidad en toda criatura.

miércoles, 9 de marzo de 2016

PRIMERAS CONFESIONES

El tiempo cuaresmal avanza y los niños se prepararan con alegría para celebrar la Pascua. La oración, el ayuno y la penitencia son prácticas que enriquecen nuestra vida cristiana. Es por eso que los niños de 3º primaria, quienes se prepararon con ilusión en la catequesis durante este curso para recibir el sacramento de la "Reconciliación", se acercaron por primera vez a la fiesta de Misericordia en la que más de 160 niños renovaron la gracia en sus almas.
El día 7 a 8 de marzo se llevó a cabo tan magna celebración en la que las familias se involucraron y disfrutaron del amor gratuito que Jesús nos ofrece cada vez que le buscamos con sincero corazón y reconocemos con humildad nuestras faltas y pecado.

DECÁLOGO PARA ENSEÑAR

El sábado 5 de marzo, Monseñor Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, en la XXXI Jornada Diocesana de Enseñanza, invitó a los educadores a aceptar con alegría el llamado a educar en aquello que más le agrada a Dios: "LA MISERICORDIA".
Para ello propuso un decálogo digno de ser meditado y aplicado en los distintos ambientes educativos que ofrecen elementos indispensables a las personas en la construcción de la sociedad.

DECÁLOGO PARA EDUCAR

1. Diálogo y fraternidad. Educar humana y espiritualmente, lleva al encuentro real con Jesucristo, donde es fundamental la escucha y la acogida de todos como miembros de la gran familia de la humanidad. Es fundamental que esa escucha y acogida se suscite por medio del encuentro respetuoso entre generaciones.

2. Formación sólida y espiritual  de apertura. El conocimiento de quienes somos, desvelado el auténtico retrato de la persona, aunque ello implique el reconocimiento de una crisis antropológica, en la que la desesperanza y la perdida de ilusiones y metas amenaza gravemente a la persona humana.

3. Afrontar la nueva evangelización en un contexto de transformación. Implica la adaptación del lenguaje a las situaciones reales del ser humano. Las personas que se dedican a la enseñanza han de vencer los miedos y acoger con alegría la fuerza que vine de Dios con la cuál los primeros cristianos transmitieron en Evangelio. También los profesores de hoy pueden y debe ser Apóstoles de la Verdad que es Cristo.

4. Hacer una propuesta educativa integral. No podemos olvidar la dimensión Cristiana en las ofertas educativas. Los conocimientos y la gestión integral de los diversos aspectos debe estar fundamentada en Cristo como piedra firme en la que se arraigue y crezca el edificio de la persona y la sociedad.

5. Implicarnos en debates y diálogos sin miedo. Es necesario emprender itinerarios con fidelidad valiente e innovadora. Es importante recordar que no ofrecemos "retales", ofrecemos a Cristo. De ahí la responsabilidad de promover a las personas sin descartar a nadie.

6.  Educar es un acto de amor, es dar vida. La educación esta dirigida a una generación que cambia, de ahí el compromiso de actualizarse y capacitarse mejor cada día.  El amor es exigente, rico en humanidad, que promueve valores y los respalda con el testimonio.
La enseñanza actual ha de ser profesional y permanente. Es fundamental dedicar tiempo a Dios para crecer el el amor a él. Por eso no se ha de temer hablar de ejercicios espirituales en la vida de un profesor católico. Porque Jesús es la Vida que se comunica abundantemente en la oración y vida sacramental.

7. Transmitir la fe en una "emergencia educativa". El reconocimiento antropológico, ha de ofrecer una visión y perspectiva a los educadores a fin de crear instituciones incluyentes. Dicho propósito exige entrar con valentía en la cultura actual, expresando una presencia vida del Evangelio en las culturas y areópagos actuales.

8. Suscitar encuentro entre generaciones. Las personas mayores no pueden ser descartadas en los procesos educativos, pues ellos son portadores de sabiduría, valores, hábitos y conductas que las nuevas generaciones han de recibir como herencia.
La memoria, la escucha y la profundización en las raíces de la cultura y sociedad, son fundamentales para acoger con esperanza el futuro sin temor a repetir errores, puesto que los hechos históricos ayudan a discernir el presente.
Es necesaria la conservación y vivencia de la fe, comunicándola con el apostolado del "Cuerpo a Cuerpo", saliendo al encuentro de la realidad.

9. No al descarte de los que sobran o molestan. ¡Nadie sobra! Tenemos una generación que es excluida de la dignidad. Los niños y jóvenes en nuestra sociedad son conducidos por sendas del descarte, razón por la cual es fundamental ofrecerles fe, ilusión, esperanza, deseos profundos de soñar de luchar por no anestesiar la utopía en el alma de las nuevas generaciones.
Ante la oferta consumista de la sociedad se plantea la búsqueda de la memoria, el discernimiento, los valores, la fe, la esperanza, que nunca podrán ser suplantadas por la abundancia de cosas materiales para compensar lo realmente importante.

10. Entregar el Evangelio. La educación debe permitir que el ser humano crezca en todas las dimensiones que tiene. Es necesario orientar y ayudar a comprender que la libertad verdadera surge cuando no se cierra ni limita ninguna de las dimensiones de la persona.
La valentía ha de surgir para expresar públicamente la vivencia de la dimensión espiritual y religiosa de la persona, que lógicamente influye en las relaciones con el mundo y la sociedad.
El Evangelio es la Buena Noticia. Es Jesús mismo, el rostro del Padre quien nos ofrece la misericordia que todo lo restaura y lo hace nuevo. El docente católico no ha de temer comunicar con la Vida, con la Palabra y con todos los medios que posee esa Verdad que hace libre a todo ser humano.



jueves, 3 de marzo de 2016

LAMPARA ES TU PALABRA PARA MIS PASOS

El tiempo cuaresmal es una oportunidad para acercarnos a la Palabra de Dios. El Papa Francisco en el Ángelus del 22 de marzo de 2015 recomendó: ¡Léanlo todos los días! ¡Llévenlo en el bolsillo! ¡Ahí está Jesús!, es ¡Jesús, quien les habla!
Jesús es el rostro misericordioso del Padre. Es el reflejo perfecto del amor que necesita ser acogido por nosotros con libertad, alegría y generosidad. De ahí la importancia de "Ser Misericordioso como el Padre."

Los textos de la Biblia son la Palabra de Dios, con la cual el Padre y Creador del Universo habla a sus criaturas. Usa el lenguaje del amor, que llega al culmen de su expresión con la pasión, muerte y resurrección del Hijo amado, quien se hizo hombre y habitó entre nosotros. Esa persona que abarca la plenitud de la Misericordia es Jesús. El Maestro que enseña a perdonar, amar, servir... poner en práctica la misericordia de Dios con las obras de misericordia corporales y espirituales.

Sólo el amor de Dios nos puede transformar y hacer más cercanos y misericordioso con las personas. Pues el amor gratuito de Dios empuja nuestra existencia a ser tan misericordiosos como Jesús nos enseña en las lecturas del Evangelio.


miércoles, 24 de febrero de 2016

CUARESMA, TIEMPO DE SALVACIÓN


Los cuarenta días de la Cuaresma son una oportunidad para crecer como personas y dejar que la presencia y el amor de Dios transformen nuestras vidas.

La ORACIÓN, es la vida del alma. El alimento de nuestra existencia. Nace del diálogo amoroso y confiado con Dios entorno a nuestro ser y quehacer. Hablar con Dios, exponer delante del Padre misericordioso nuestras alegrías, sueños, ilusiones, retos, tristezas y fracasos.

"La primera tarea en la vida es la oración: Pero no la oración de palabras, como los papagayos; sino la oración del corazón: mirar al Señor, escuchar al Señor, pedir al Señor. Nosotros sabemos que la oración hace milagros". (Papa Francisco)

El valor del AYUNO, supera la simple renuncia de las cosas. Es privarse de algo, pero también es la capacidad de dar aquello a lo que se renuncia, haciendo que fecunde en buenos frutos para sí mismo que para los otros.

"Que nuestro ayuno voluntario sea el que impida a otros tantos ayunos obligados de los pobres. Ayunar, para que nadie tenga que ayunar a la fuerza." (Papa Francisco)

La LIMOSNA, es compartir lo que Dios nos ha regalado con aquellos que tienen necesidad. Somos afortunados porque tenemos muchos bienes, pero es justo que hagamos participes a los otros de esa riqueza que hemos recibido como don de Dios. Es importante demos con generosidad lo que somos, pues el compartir dinero ayuda, pero la mayor de las riquezas es tu tiempo, tu presencia, tu compañía...

"La limosna indica gratuidad, porque en la limosna se da a alguien a alguien de quien no se espera recibir nada a cambio. La gratuidad debe ser una de las características del cristiano, que consciente de haber recibido todo de Dios gratuitamente, es decir, sin ningún mérito, aprende a dar a los demás gratuitamente ." (Papa Francisco)


jueves, 11 de febrero de 2016

AYUNO VOLUNTARIO



Queridas familias:

Como Iglesia celebramos el próximo domingo 14 de febrero la Campaña contra el hambre.

En el colegio nos unimos a esta iniciativa celebrando el viernes 12 de febrero un día solidario con el lema: “Tu bocata es una ración de felicidad para otros”.

Ese día, cada niñ@ puede traer un bocata de pan de barra para donar a los más necesitados.

Todo lo que recaudemos se repartirá esa misma noche en distintas partes de Madrid.

Los voluntarios que quieran participar en la entrega de los bocadillos que se pongan en contacto con pastoral ( pastoral@c.csmb.es).

Gracias de antemano por vuestra colaboración.

EN ESTA CUARESMA ENTREMOS EN LA OLA DE DIOS

CUARESMA 2016

¡Comenzamos la Cuaresma 2016! Un tiempo nuevo y regalo de Dios para tonificar nuestro espíritu. Persuadidos por el Powermecy de este curso pastoral (www.pastoralsmb.blogspot.com) nuestra próxima tarea será subirnos a la ola de lo que el Espíritu Santo está inspirando en cada momento de estas cuatro semanas cuaresmales. En la cresta de la ola sentiremos la alegría desbordante de la Pascua. ¿Te atreves a coger tu tabla, leer en el mar las olas que vienen, esperarlas, nadar en la dirección correcta y aprovechar su empuje para subirte en la cresta y surfear con el impulso de la ola hasta que ésta muera y…esperar la siguiente?
Deja a un lado grandes planes, estrategias y maneras de pensar e intenta buscar la ola de Dios para subirte a ella. Necesitarás una buena condición básica. Seguro que te caerás y serás tentado para abandonar en muchas ocasiones pero sólo el que es capaz de bajarse a tiempo de una ola que comienza a romper puede llegar a coronar y disfrutar de una Alegría resucitada.
Mantente en la humildad y la sabiduría y recorre este tiempo cuaresmal para saber subirte a la ola que está naciendo. Powermercy, el poder de la misericordia, la ORACIÓN, la LIMOSNA y el AYUNO te ayudarán a encontrar la OLA de Dios.

martes, 9 de febrero de 2016

EN CUARESMA OBREMOS CON MISERICORDIA

El miércoles 10 de febrero comienza la Cuaresma en el 2016. Es un tiempo perfecto para reconocer que Jesús nos sale al encuentro cada día por medio de su Palabra, que es Luz para nuestros pasos. En los 40 días que se nos regalan para crecer en el "encuentro con Jesús", descubramos que somos profundamente amados por Dios, a tal punto que su Hijo Jesús muere en la cruz para nuestra salvación.
Realmente es alto el precio que el Padre Dios paga para librarnos del mal y conducirnos por senderos que nos lleven a reconocer la dignidad nuestra y de los demás como seres hechos a imagen y semejanza suya. Estamos llamados a vivir en el Amor que procede de Dios y que con un poco de atención descubrimos como fuente en lo más íntimo de nuestra propia existencia y en la de las personas que nos rodean.
Esa certeza de que Dios esta cerca. Que nos ama, nos acompaña, nos salva, nos mueve a actuar como él, tratando con MISERICORDIA a todos. Las obras de misericordia, entonces son acciones concretas con las cuales podemos relacionarnos con Dios a través de los otros. Pues todo aquello que hacemos al más pequeño e insignificante de los seres humanos, lo hacemos al mismo Dios que desea ser abrazado, acogido, escuchado y mirado con la ternura que Él mismo pone en nuestro ser para compartirlo abundantemente con los demás.
Que en esta Cuaresma reconozcas la infinita ternura y misericordia que Dios a tenido para contigo y continúa depositando en tu ser día a día. Que movido por ese reconocimiento seas capaz de corresponder con obras concretas de misericordia para con aquellos que Jesús pone en tu vida.
Recuerda que la manifestación de la misericordia Divina expresada en la pasión y muerte de Jesús nos abre las puestas a la Resurrección, al triunfo de la Vida.

miércoles, 27 de enero de 2016

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA DEL 2016

“Misericordia quiero y no sacrificio” (Mt 9,13).
Las obras de misericordia en el camino jubilar
Fiesta de San Francisco de Assis

1. María, icono de una Iglesia que evangeliza porque es evangelizada
En la Bula de convocación del Jubileo invité a que «la Cuaresma de este Año Jubilar sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios» (Misericordiae vultus, 17). Con la invitación a escuchar la Palabra de Dios y a participar en la iniciativa «24 horas para el Señor» quise hacer hincapié en la primacía de la escucha orante de la Palabra, especialmente de la palabra profética. La misericordia de Dios, en efecto, es un anuncio al mundo: pero cada cristiano está llamado a experimentar en primera persona ese anuncio. Por eso, en el tiempo de la Cuaresma enviaré a los Misioneros de la Misericordia, a fin de que sean para todos un signo concreto de la cercanía y del perdón de Dios.
María, después de haber acogido la Buena Noticia que le dirige el arcángel Gabriel, canta proféticamente en el Magnificat la misericordia con la que Dios la ha elegido. La Virgen de Nazaret, prometida con José, se convierte así en el icono perfecto de la Iglesia que evangeliza, porque fue y sigue siendo evangelizada por obra del Espíritu Santo, que hizo fecundo su vientre virginal. En la tradición profética, en su etimología, la misericordia está estrechamente vinculada, precisamente con las entrañas maternas (rahamim) y con una bondad generosa, fiel y compasiva (hesed) que se tiene en el seno de las relaciones conyugales y parentales.
2. La alianza de Dios con los hombres: una historia de misericordia
El misterio de la misericordia divina se revela a lo largo de la historia de la alianza entre Dios y su pueblo Israel. Dios, en efecto, se muestra siempre rico en misericordia, dispuesto a derramar en su pueblo, en cada circunstancia, una ternura y una compasión visceral, especialmente en los momentos más dramáticos, cuando la infidelidad rompe el vínculo del Pacto y es preciso ratificar la alianza de modo más estable en la justicia y la verdad. Aquí estamos frente a un auténtico drama de amor, en el cual Dios desempeña el papel de padre y de marido traicionado, mientras que Israel el de hijo/hija y el de esposa infiel. Son justamente las imágenes familiares —como en el caso de Oseas (cf. Os 1-2)— las que expresan hasta qué punto Dios desea unirse a su pueblo.
Este drama de amor alcanza su culmen en el Hijo hecho hombre. En él Dios derrama su ilimitada misericordia hasta tal punto que hace de él la «Misericordia encarnada» (Misericordiae vultus, 8). En efecto, como hombre, Jesús de Nazaret es hijo de Israel a todos los efectos. Y lo es hasta tal punto que encarna la escucha perfecta de Dios que el Shemà requiere a todo judío, y que todavía hoy es el corazón de la alianza de Dios con Israel: «Escucha, Israel: El Señor es nuestro Dios, el Señor es uno solo. Amarás, pues, al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» (Dt 6,4-5). El Hijo de Dios es el Esposo que hace cualquier cosa por ganarse el amor de su Esposa, con quien está unido con un amor incondicional, que se hace visible en las nupcias eternas con ella.
Es éste el corazón del kerygma apostólico, en el cual la misericordia divina ocupa un lugar central y fundamental. Es «la belleza del amor salvífico de Dios manifestado en Jesucristo muerto y resucitado» (Exh. ap. Evangelii gaudium, 36), el primer anuncio que «siempre hay que volver a escuchar de diversas maneras y siempre hay que volver a anunciar de una forma o de otra a lo largo de la catequesis» (ibíd., 164). La Misericordia entonces «expresa el comportamiento de Dios hacia el pecador, ofreciéndole una ulterior posibilidad para examinarse, convertirse y creer» (Misericordiae vultus, 21), restableciendo de ese modo la relación con él. Y, en Jesús crucificado, Dios quiere alcanzar al pecador incluso en su lejanía más extrema, justamente allí donde se perdió y se alejó de Él. Y esto lo hace con la esperanza de poder así, finalmente, enternecer el corazón endurecido de su Esposa.
3. Las obras de misericordia
La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia. Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo y animándonos a vivir lo que la tradición de la Iglesia llama las obras de misericordia corporales y espirituales. Ellas nos recuerdan que nuestra fe se traduce en gestos concretos y cotidianos, destinados a ayudar a nuestro prójimo en el cuerpo y en el espíritu, y sobre los que seremos juzgados: nutrirlo, visitarlo, consolarlo y educarlo. Por eso, expresé mi deseo de que «el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina» (ibíd., 15). En el pobre, en efecto, la carne de Cristo «se hace de nuevo visible como cuerpo martirizado, llagado, flagelado, desnutrido, en fuga... para que nosotros lo reconozcamos, lo toquemos y lo asistamos con cuidado» (ibíd.). Misterio inaudito y escandaloso la continuación en la historia del sufrimiento del Cordero Inocente, zarza ardiente de amor gratuito ante el cual, como Moisés, sólo podemos quitarnos las sandalias (cf. Ex 3,5); más aún cuando el pobre es el hermano o la hermana en Cristo que sufren a causa de su fe.
Ante este amor fuerte como la muerte (cf. Ct 8,6), el pobre más miserable es quien no acepta reconocerse como tal. Cree que es rico, pero en realidad es el más pobre de los pobres. Esto es así porque es esclavo del pecado, que lo empuja a utilizar la riqueza y el poder no para servir a Dios y a los demás, sino parar sofocar dentro de sí la íntima convicción de que tampoco él es más que un pobre mendigo. Y cuanto mayor es el poder y la riqueza a su disposición, tanto mayor puede llegar a ser este engañoso ofuscamiento. Llega hasta tal punto que ni siquiera ve al pobre Lázaro, que mendiga a la puerta de su casa (cf. Lc 16,20-21), y que es figura de Cristo que en los pobres mendiga nuestra conversión. Lázaro es la posibilidad de conversión que Dios nos ofrece y que quizá no vemos. Y este ofuscamiento va acompañado de un soberbio delirio de omnipotencia, en el cual resuena siniestramente el demoníaco «seréis como Dios» (Gn 3,5) que es la raíz de todo pecado. Ese delirio también puede asumir formas sociales y políticas, como han mostrado los totalitarismos del siglo XX, y como muestran hoy las ideologías del pensamiento único y de la tecnociencia, que pretenden hacer que Dios sea irrelevante y que el hombre se reduzca a una masa para utilizar. Y actualmente también pueden mostrarlo las estructuras de pecado vinculadas a un modelo falso de desarrollo, basado en la idolatría del dinero, como consecuencia del cual las personas y las sociedades más ricas se vuelven indiferentes al destino de los pobres, a quienes cierran sus puertas, negándose incluso a mirarlos.
La Cuaresma de este Año Jubilar, pues, es para todos un tiempo favorable para salir por fin de nuestra alienación existencial gracias a la escucha de la Palabra y a las obras de misericordia. Mediante las corporales tocamos la carne de Cristo en los hermanos y hermanas que necesitan ser nutridos, vestidos, alojados, visitados, mientras que las espirituales tocan más directamente nuestra condición de pecadores: aconsejar, enseñar, perdonar, amonestar, rezar. Por tanto, nunca hay que separar las obras corporales de las espirituales. Precisamente tocando en el mísero la carne de Jesús crucificado el pecador podrá recibir como don la conciencia de que él mismo es un pobre mendigo. A través de este camino también los «soberbios», los «poderosos» y los «ricos», de los que habla el Magnificat, tienen la posibilidad de darse cuenta de que son inmerecidamente amados por Cristo crucificado, muerto y resucitado por ellos. Sólo en este amor está la respuesta a la sed de felicidad y de amor infinitos que el hombre —engañándose— cree poder colmar con los ídolos del saber, del poder y del poseer. Sin embargo, siempre queda el peligro de que, a causa de un cerrarse cada vez más herméticamente a Cristo, que en el pobre sigue llamando a la puerta de su corazón, los soberbios, los ricos y los poderosos acaben por condenarse a sí mismos a caer en el eterno abismo de soledad que es el infierno. He aquí, pues, que resuenan de nuevo para ellos, al igual que para todos nosotros, las lacerantes palabras de Abrahán: «Tienen a Moisés y los Profetas; que los escuchen» (Lc 16,29). Esta escucha activa nos preparará del mejor modo posible para celebrar la victoria definitiva sobre el pecado y sobre la muerte del Esposo ya resucitado, que desea purificar a su Esposa prometida, a la espera de su venida.
No perdamos este tiempo de Cuaresma favorable para la conversión. Lo pedimos por la intercesión materna de la Virgen María, que fue la primera que, frente a la grandeza de la misericordia divina que recibió gratuitamente, confesó su propia pequeñez (cf.Lc 1,48), reconociéndose como la humilde esclava del Señor (cf. Lc 1,38).
Vaticano, 4 de octubre de 2015

martes, 26 de enero de 2016

SEMANA DE LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA

El viernes 29 de enero, la comunidad educativa del colegio Santa María la Blanca, se reunirá por medio de la oración, y la lectura de un manifiesto preparado por los estudiantes de 3º de la Eso. Se culminará en acto cantando, elevando la voz y suplicando que la Paz sea una realidad en nuestras vidas y en medio de la humanidad.

¡CADA UNO SOMOS UN INSTRUMENTO DE PAZ, DE ALEGRÍA, MISERICORDIA Y VERDAD!

CATEQUESIS FAMILIAR

El día 25 y 26 de enero, los niños que se preparan para recibir el Sacramento de la Primera Comunión, disfrutaron de una catequesis donde los padres de cada niño explicaban a sus hijos como el amor de Dios es la fuente misma en la vida cristiana, y ese amor inagotable se traduce en hechos concretos que nos piden compromiso como testigo de ese amor misericordioso y desbordante que Dios nos ofrece. Los padres motivaron a sus hijos a disfrutar de esa amistad sincera que Jesús nos ofrece y a dedicar tiempo al Amigo que nunca falla: "JESÚS," insistiendo en la centralidad de la celebración dominical de la Eucaristía como momento propicio en el que Dios se hace alimento de Vida eterna para cada ser humano que se acerca con sencillez y humildad a tan magnífico Banquete.

CONSAGRACIÓN A JESÚS POR MANOS DE MARÍA


Queridas familias:

Como ya os adelantamos , el miércoles 3 de febrero iniciaremos la preparación para “consagración a Jesús por manos de María”. Dicha preparación se realizará todos los miércoles de 13:00-14:00 en las instalaciones del colegio Santa María la Blanca.

¿QUÉ ES LA CONSAGRACIÓN A JESÚS POR MANOS DE MARÍA? Es una renovación consiente de los responsabilidades adquiridos en el bautismo, donde fuimos consagrados a Dios, por tanto nos comprometimos a obrar en todo buscando el bien y evitando el mal, a fin corresponder con alegría al amor gratuito de Dios como hijos muy amados que somos. Con gran anhelo de ser hijos auténticos de Dios, acudimos a la Madre del Jesús y Madre nuestra; la Virgen María, como madre y maestra nos enseña a ofrecer las cosas sencillas de cada día por amor a Dios y nos educa como educó a Jesús en la sagrada Familia. Entonces la consagración a Jesús por manos de María es una respuesta voluntaria y libre de cualquier bautizado que desea conocer sus compromisos como hijo de Dios y se pone bajo la tierna y maternal protección de la virgen para vivir con alegría los acontecimientos cotidianos de la vida.

¿POR QUÉ ESTÁ INVITACIÓN A VUESTRO HIJOS? Vuestros hijos han recibido recientemente el sacramento de la “COMUNIÓN” y tiene una edad adecuada para responsabilizarse con alegría del crecimiento de la fe en sus vidas, con la ayuda necesaria de su familia y entorno. Creemos que es una oportunidad para que ellos, si así lo desean, entablen una relación más cercana y profunda con Dios, creciendo y madurando en la fe bajo la protección de la virgen María. Os contamos que es el quinto año consecutivo en el que algunos niños y niñas del colegio Santa María la Blanca han realizado la “consagración a Jesús por manos de María” con oraciones compuestas por ellos mismos, fruto de una experiencia profunda y vivencial de su fe. La celebración será en el mes de mayo (día por concretar) en una misa de 20:00 horas en la parroquia en compañía de de sus padres y familiares si así lo desean.

Agradecemos vuestra atención,
Hna. María Isabel Camacho
Dpto. Pastoral Colegio Santa María la Blanca



lunes, 11 de enero de 2016

"Destinados a proclamar las grandezas del Señor" (cf. 1 Pe 2, 9)


Nos preparamos para celebrar la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Del 18 al 25 de enero elevaremos confiados a Dios Padre Misericordioso una plegaria amorosa que corresponde con el deseo de Jesús expresado en la última cena, cuando dijo: "te pido que todos sean uno. Lo mismo que tú estás en mí y yo en ti, que también ellos estén unidos a nosotros; de este modo, el mundo podrá creer que tú me has enviado". (Jn. 17,21) .
El mensaje de los Obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones para la Semana de Oración por la unidad de los cristianos nos indica que dicha iniciativa tiene su origen en 1908, como encuentro ecuménico en el que los Cristianos nos damos cita para orar y construir fraternidad. Cada año se elige un lema fundamentado en la Palabra de Dios, que es alimento para la vida espiritual de todo creyente.

En 2016 un grupo de Letonia, inspirado en la carta de San Pedro (2,9-10), "destinados a proclamar las grandezas del Señor". La idea fundamental que quiere transmitir es que todo bautizado, aunque forme parte de diversas comunidades eclesiales, esta llamado a proclamar las grandezas del Señor. Es una misión común que parte del encuentro personal con Jesús, que es Camino, Verdad y Vida y nos lleva con certeza al Padre del Misericordioso en quien todos somos miembros de la familia de Dios.

martes, 1 de diciembre de 2015

PREPÉRATE PARA EL ADVIENTO, PARA LA NAVIDAD

 
Con alegría empezamos el año litúrgico iluminando nuestras vidas. Simbolizamos con la corona de adviento la espera gozosa de Jesús quien es Dios con nosotros.  

Esta es una semana propicia para dejar que la LUZ de JESÚS ilumine nuestras vidas. Durante las cuatro semanas que preceden la Navidad estamos invitados a ejercitarnos con cuatro propósitos que nos ayudarán a crecer como personas y a preparar nuestra alma para que Jesús no tarde en venir y alegrarnos con su presencia.

En esta primera semana os proponemos la palabra

LIMPIAR
¿Qué VAMOS A LIMPIAR?

Nos visita Jesús, viene a nosotros el Príncipe de la Paz, Dios con nosotros, nuestro Salvador, el Mesías, el Señor. Ante tal visita, es necesario que nuestra mente y nuestro corazón estén impecables. Por eso os recomendamos ACERCAROS AL SACRAMENTO DE LA CONFESIÓN, donde Dios mismo os limpiará de todo mal y os colmará de gracia y bendición para vivir con ilusión y alegría cada instante de vuestras vidas.

ORDENAR
"El ORDEN CONDUCE A DIOS"
Dios Creador del universo le puso orden a todas las cosas. Hizo posible que todos los elementos tuvieran una función. Todo lo que hizo lo vio bueno y se alegró con cada cosa.
Nosotros también somos creaturas amadas por Dios. Nuestro Padre misericordioso sabe poner orden a nuestros pensamientos, sentimientos y acciones... La paz reina en los corazones que se dejan tocar por Dios, que permiten que Jesús entre y ponga orden a esas cajoneras escondidas donde albergamos el desorden del odio, la incomprensión, la envidia...
Dios no sólo nos limpia con su ternura inagotable y misericordia abundante; además le pone orden a nuestro anhelos y los hace crecer para que seamos felices. Deja al descubierto el desorden que agita nuestro ser y se pone manos a la obra para colocar cada cosa en su lugar, porque nada de lo que él creo sobra. Sólo que debemos aprender a utilizar todo aquello que somos y tenemos en la BÚSQUEDA INCANSABLE DEL BIEN QUE ES DIOS MISMO.
La segunda luz de la corona de adviento se ilumina y eso nos recuerda que el gozo y la paz de Dios se hacen presentes en nuestras vidas día a día.
ALEGRAR
"ALÉGRATE, PORQUE DIOS ESTA CONTIGO"
El tercer domingo de Adviento es conocido como "Gaudete", porque deja al descubierto la inmensa alegría que experimenta todo aquel que se fía del Señor. Estamos invitados a la Conversión. Cambiar de vida movidos por el amor de Dios que nos sale a encuentro en medio de nuestras familias, trabajo y sociedad. Jesús es el Dios cercano, quien sale a nuestro encuentro para ofrecernos la salvación, librándonos del pecado y propiciando la generosidad en nuestras acciones. Es Dios mismo quien sale a nuestro encuentro para abrazarnos, restaurarnos y renovarnos con el abrazo del perdón, la ternura y la bondad. Todo ello hace brotar en lo más íntimo del corazón un intensa alegría que se contagia en el entorno que nos rodea. Somos felices porque Dios mismo nos ama, acepta y perdona, nos motiva a ser cada día mejores y desea que seamos perfectamente felices. 
Si somos conscientes del infinito amor con el que somos amados, entonces la alegría brotará como fuente perenne de la cual beberán las personas que Dios a puesto a nuestro lado. Es la felicidad, el gozo de reconocer a Dios cerca, tan cerca que habita dentro de nosotros.

DECORAR
"EL SEÑOR ESTA CERCA"
Dios hecho hombre viene a visitar a su pueblo. Somos los escogidos del Señor, él nos protege y fortalece, desea que estemos siempre cerca de él. 
Cuando de acerca una visita importante siempre limpiamos y disponemos nuestra casa lo mejor posible. Buscamos las mejores galas para vestirnos y llenos de alegría acogemos a la visita intentando que se sienta en casa muy a gusto. Pues bien, es Jesús mismo, el Hijo de Dios y muy amada hermano nuestro quien viene a visitar nuestras casas y sobre todo nuestra mente y corazón. Es bueno que decoremos con delicadeza el aposento que lo recibirá. Dios sabe muy bien de nuestras pobrezas y miserias, y no teme nacer en un humilde portal, sólo quiere que le abramos nuestro corazón por medio de las obras buenas que podamos hacer, él entrará y hará brillar la Luz inagotable de Dios en medio de nuestra pequeñez que para él será el palacio donde recibirá la eminente visita de reyes y las muestras de afecto por parte de los sencillos pastores de Belén de Judá.
Somos el amado hogar de Jesús donde quiere que seamos felices haciendo la voluntad del Padre Celestial. 

¡FELIZ Y SANTA NAVIDAD!

"Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad"


viernes, 30 de octubre de 2015

FESTIVIDAD DE TODOS LOS SANTOS

                                                                                
Los Muertos que Viven nos impulsan, ayudan y nos esperan.

Decía San Pablo que todos los cristianos son santos por gracia de Jesucristo.

Todos los años celebramos la memoria de los que, precediéndonos en el camino de la fe, gozan ya de la presencia del Señor y la alabanza de los hombres. En estos días no te quedes en lo secundario, la rutina del descanso o de las nuevas fiestas disfrazadas del color pagano de la ultratumba. Si queremos no negarnos a nosotros mismos no podemos olvidar a nuestros santos “muertos” (que son todos los difuntos).

Los primeros días de noviembre tenemos por delante la celebración de la fiesta de los Muertos que Viven, de los amigos de Jesús que siguen estando cerca de nosotros para acompañarnos a vivir, hasta que lleguemos al cielo. Por eso, no debemos tener miedo a los muertos, son santos; han sido santificados en su vida y, por su muerte, Jesús les ha acogido en el cielo. Mantienen viva la misericordia de Dios.

En estas fiestas debemos visitar los campos santos (cementerio) rezar con nuestra familia por nuestros seres difuntos para que venzan a todas las formas del mal que han podido acumular a lo largo de su vida. También debemos rezarles a ellos para que nos acompañen en el día a día. Por esolos vivos tenemos que seguir vinculados a los muertos, para que lleguemos ambos a la santidad y salvación completa.

Te invito a que durante estos días la vida la contemples como regalo de gracia y de resurrección.Resucitar es trasformar este mundo en amor que surge del amor, en amor que crea nuevo amor, en amor que comparte la gratuidad de la vida…

ÓSCAR ALONSO GARCÍA
Departamento de Religión y Moral Católica
Departamento de Pastoral
Vicario Parroquial Santa María la Blanca
+34 917 508 692
+34 619704475

miércoles, 28 de octubre de 2015

SE ACERCA EL AÑO DE JUBILAR DE LA MISERICORDIA

La Iglesia que es madre, desea que todos sus hijos disfrutemos del amor, ternura y misericordia inagotables del Padre Celestial y nos ofrece un año colmado de regales espirituales que nos sumergirán en la fuente de la eterna misericordia divina. 

CLAUSURA DEL AÑO JUBILAR POR EL V CENTENARIO DE SANTA TERESA DE ÁVILA


El pasado 15 de octubre, en Ávila 21 obispos y más de 200 sacerdotes participaron en la Santa Misa con la que se clausuró oficialmente el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. La celebración la presidió Monseñor Ricardo Blázquez, Arzobispo de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal.

El mensaje de la Santa española fue actualizado recordando que "ya es tiempo de caminar." Es tiempo de salir al encuentro de nuestra sociedad con amor, ternura y misericordia, para que el mensaje del Evangelio se renueve en el corazón de todos los cristianos.

Salir al encuentro de los más necesitados, acoger a los desamparados y a los que sufren es una actitud que brota espontáneamente en los creyentes. Es la respuesta ante la contemplación de la realidad actual donde se descubre con sencillez las huellas de Dios en la vida de las personas en lo cotidiano de cada día. "Dios está presente en la seguridad de la contemplación y en los pucheros."

martes, 27 de octubre de 2015

FIESTA DE TODOS LOS SANTOS

Queridas familias, el día 1 de noviembre la Iglesia celebra la fiesta de todos los santos. En nuestro colegio Santa María la Blanca los estudiantes disfrutan de actividades en las que se familiarizan con los amigos de Jesús que ahora están en el cielo y desde allí nos ayudan a caminar haciendo el bien hasta que un día nos reunamos con Dios nuestro Padre.

JUAN PABLO II Y EL ROSARIO

En el mes de octubre la Iglesia se une en oración con el rezo del santo rosario para pedir la paz del mundo, a demás de acompañar a los misioneros y misioneras del mundo con la semilla de la fe que es regada por medio de la oración perseverante y cercana.
San Juan Pablo II, el buen pastor que continúa acompañando a los creyentes por medio de su protección e intercesión.
El pasado 22 de octubre los niños de la escuelita y de infantil hicieron un tour por la galería de fotos de San Juan Pablo II y oraron delante de Dios venerando la reliquia del santo amigo de Jesús que se encuentra en la Parroquia Santa María la Blanca.
He aquí algunas fotos de los pequeños peregrinos aprendiendo de San Juan Pablo II por medio de imágenes y cantos:


viernes, 11 de septiembre de 2015

CALENDARIO DE MISAS PRIMER TRIMESTRE 2015-2016

La misas colegiales serán a las 10:45 en la Cripta de la Sagrada Familia.


LEMA DE PASTORAL 2015-2016

LEMA PASTORAL 2015-2016: POWERMERCY
Cuando estamos practicando algún ejercicio intenso o prolongado y las fuerzas fallan solemos recurrir a un buen trago de una bebida isotónica para hidratarnos. ¿Por qué no hacerlo con nuestra vida espiritual y tomar algo que hidrate y reponga nuestras fuerzas cuando necesitamos convertirnos y de inmediato ser generosos y misericordiosos con los demás?


Estimado/a amigo/a. Te hago una pregunta nada más comenzar el año escolar. ¿Estás suficientemente hidratado? Sabes que tenemos por delante un apasionante curso. En él no faltarán momentos más y menos alegres, cielo sin tempestades, caminos sin accidentes, trabajo sin cansancio, relaciones sin decepciones. Cada día intentaremos entregar lo mejor de nosotros mismos a los niños, a la familia, a los compañeros de trabajo, al vecino, al colegio, a la parroquia, etc. Pero como decimos tantas veces “el día a día nos desgasta”. Necesitamos, pues, reponer humanamente nuestras fuerzas, alegría, mejores deseos, entusiasmo, nuestras relaciones posiblemente agrietadas con el amigo, con el necesitado.
¿Qué te ofrezco para tal fin? POWERMERCY. Te aseguro que sus componentes para ponernos a tono con los demás, con nosotros mismos y con Dios van directos a la sangre hasta llegar al corazón. ¡Sólo necesitas atreverte a experimentar el poder de la misericordia!


Powermercy se nos presenta este curso pastoral 2015-2016 como una bebida enérgica, hidratante, con sabor natural y envase transparente. Su sistema de amor avanzado permite a la persona un encuentro personal con Dios. Se presenta como una gran bebida espiritual. Promete ayudar a derrumbar las murallas personales y sentir la necesidad del perdón. Mientras más rápido eso ocurra más rápido asimilarás las vitaminas de la alegría, la serenidad y paz que ayudan poderosamente a hidratar el cuerpo. Con ayuda de las obras de misericordia espiritual y corporal podremos “despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina”. Powermercy te permite cambiar de vida, te toca el corazón. Con Powermercy llegarás a “escuchar el llanto de todas las personas depredadas de la vida, de la familia, de los afectos y de la dignidad”.
Pero esto no es todo. Powermercy, funciona. Te hará más abierto al diálogo con otras gentes, incluso de otras religiones, para conocerlas y comprenderlas. El amor no tiene límites. Por eso, déjate sorprender por el refrescante Powermercy y “descubrirás que Dios nunca se cansa de destrabar la puerta de tu corazón para repetir que te ama y quiere compartir contigo tu vida”.
Powermercy, el poder de la misericordia, lo podrás encontrar en muchos sitios y en multitud de ocasiones si así lo deseas de corazón. Recuerda que Powermercy no es un concepto abstracto sino un rostro, un fuerte sentimiento interior, un gesto con el prójimo para ser testimonio de la misericordia. En tu colegio y parroquia Santa María la Blanca de Montecarmelo lo encontrarás. Pregunta por Powermercy, el sistema avanzado de amor. ¡Es gratis!
Y, por último, si lo pruebas te darás cuenta que hay que compartirlo gratuitamente. La esperanza hay que contagiarla, las cosas buenas de Dios hay que cuidarlas y compartirlas. Ya lo dice Jesús en el Evangelio “Dad gratis lo que habéis recibido gratis” (Mt 10,8) y “Dad y se os dará” (Lc 6,36).
Santa María la Blanca nos ayudará este curso a saber cómo funciona el amor y cómo debe ser nuestro amor por los demás: llevándoles a Dios que habita en nosotros.
Nota del fabricante. Es recomendable probar Powermercy en estas situaciones:
OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA
1. Dar de comer al hambriento

2. Dar de beber al sediento
3. Dar posada al necesitado
4. Vestir al desnudo
5. Visitar al enfermo
6. Socorrer a los presos
7. Enterrar a los muertos

OBRAS ESPIRITUALES DE MISERICORDIA
1. Enseñar al que no sabe

2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que está en error
4. Perdonar las injurias
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos
de los demás
7. Rogar a Dios por vivos y difuntos
Un cordial saludo.
Óscar Alonso García
Capellán del Colegio Santa María la Blanca.